top of page
Inventaire407_edited.jpg

Vogue decoración marzo 1988 - El culto a los objetos (Gérard Badin)


198803 - Vogue decoration
.pdf
Descargar PDF • 16.01MB


Enfrente, una obra de arte brut frente a un cuadro de P. Valentiner (1976).


Gérard Babin


Su estilo es ecléctico, al igual que sus originales diseños de moda. Pero el gusto de Gérard Babin por el barroco sigue siendo tan equilibrado como la cúpula de los Inválidos frente a sus ventanas.


Nacido cerca de Cognac, Gérard Babin está orgulloso de sus orígenes terratenientes: "Mis padres eran administradores de fincas, así que vivíamos en magníficas residencias que no nos pertenecían. No había agua corriente, ni aseos, y a veces el suelo era de tierra. Conocí escuelas comunales con una estufa que encendíamos por la mañana. Todo esto sólo cambió en los años cincuenta. Sin duda, como uno de los héroes de Mauriac, leía Veinte mil leguas de viaje submarino y las novelas de Loti, cuya extravagante casa turca se eleva desde su minarete en Rochefort. Sin embargo, las aventuras de la bella Aziyadé le hacían soñar menos que las de Lucien de Rubempré, el joven ambicioso que partió de Angulema para conquistar la capital:

"Desde que tengo uso de razón, sabía, como él, que un día iría a París. Desde que tengo uso de razón, sabía, como él, que un día iría a París. Llegué allí a los dieciocho años, con una beca, para matricularme en la Facultad de Letras. De hecho, trabajé enseguida, alternativamente como camarero, agente de seguros y visitador médico. Me fascinaban la ciudad, sus museos y, sobre todo, el mercadillo de Clignancourt, donde me gastaba todo lo que ganaba.


En 1968, montó una tienda con un socio, François Houei, para vender ropa de cuero. En 1977, abrió su propia casa de modas. Tuvo mucho éxito en Italia y Estados Unidos, donde se apreciaba su tratamiento de materiales inusuales (serpiente, cocodrilo, avestruz) y, sobre todo, la piel. Su piso, situado en un bello edificio de los años 30, es ecléctico y barroco, reflejo de su personalidad.

En el vestíbulo se entroniza un enorme biombo tapizado con papel pintado chino de finales del siglo XVIII para el mercado inglés. Frente a la escena iluminada del Imperio Celeste, una arqueta india está coronada por una escultura naif de la canadiense Nathalie Fortier, lámparas de pie venecianas iluminan círculos de papel azul del artista polaco Baran, y un cráneo de rinoceronte ha fijado su residencia bajo una consola Luis XV.


¿Es la búsqueda de sutiles "afinidades electivas" lo que guía a nuestro anfitrión? Sería ignorar su modestia: "No me importa el tamaño ni la rareza de los objetos. Sólo los compro por placer. Depende de ellos arreglárselas para convivir". Pero como hoy en día las oportunidades son cada vez más escasas, se decanta cada vez más por la pintura moderna, "en la que uno puede seguir divirtiéndose sin arruinarse". Su primera compra, cuando tenía veinte años, fue un cuadro de Hélène Perdriat, de Charente, fechado en 1922. Más recientemente, se hizo con una pequeña obra del constructivista Mantsouroff cambiándola por un abrigo de cocodrilo.


Está encantado de poder frecuentar de nuevo las galerías neoyorquinas, debido a la caída del dólar, y al no encontrar más sitio para colgar los cuadros, los amontona a lo largo de los pasillos. Los muebles, en comparación, le preocupan menos. Esto no quiere decir que no ocupen espacio: las dos camas senufo del salón son tan king size como su origen. En esta sala también hay una colgadura del californiano Christopher Hill entre dos columnas de iglesia, un sofá de Mallet-Stevens, una mesa de cortador de paños con un caballo indio sobre ruedas, dos medallones heredados de un malacólogo y, entre otros retratos de 1900, una bella dama de La Gándara frente a un hombrecillo que se balancea ingenuamente en su columpio de hormigón.


El comedor ocupa una posición estratégica, en el centro mismo de la casa. A Gérard Babin, que procede de una provincia gourmet, le encanta cocinar, y se puede disfrutar de los buenos platos de antaño de su región bajo la réplica en terracota de la ninfa de la cueva de Rambouillet, sentada desnuda sobre una cabra delante de un biombo chino lacado. En cuanto a los dormitorios, sirven para guardar los últimos hallazgos del propietario. En su habitación, una cómoda "deuil-de-la-reine" está junto a un Bibendum Michelin de 1930 y decenas de cuadros traídos del rastro. En otra, una silla inglesa neoclásica dialoga con un modelo de fábrica de los años veinte.


¿Se trata de un juego pasional, como dice Maurice Rheims (citado por Jean Baudrillard en Le système des objets) sobre el gusto por coleccionar? Gérard Babin lo niega: "No me importaría venderlo todo", dice, "acabaría durmiendo sobre una piel en mi estudio".


Sin embargo, aunque admira los interiores japoneses y es capaz de vivir en una habitación vacía, añade inmediatamente: "Pero es imposible; en la pobreza, ¡me dedicaría a los cubos de la basura! "-


Texte PHILIPPE SEULLIET,

Photos JEAN-FRANÇOIS JAUSSAUD


コメント


bottom of page