top of page
Inventaire407_edited.jpg

Peter Valentiner: Un curso medio


Press - Un parcours moyen
.pdf
Descargar PDF • 1.21MB

Quería escribir que el artista cuyo retrato pinto cada mes tiene un significado ejemplar por su itinerario y por sus posiciones estéticas. La palabra ejemplar me molesta. Digamos típico. Una cierta manera de vincular la personalidad estilística y las cuestiones estéticas planteadas por la época. Es el caso de Peter Valentiner, cuya historia se debate entre la expresión gestual y los problemas formales, entre la libertad y la restricción.


Conocí a Valentiner en 1975. Sus cuadros eran una explosión de elementos cuyo aspecto caótico contrastaba curiosamente con la rigidez del bastidor, la frialdad del color, una especie de dureza estática. Valentiner estaba llegando a un punto de inflexión y tenía curiosidad por saber qué pasaría a continuación. El caos, incluso cuando se domina, introduce la aleatoriedad. Poco a poco, la pintura de Valentiner, en lugar de llenarse de un gran número de elementos, se concentra en dos o tres formas, dando prioridad al color. Paradójicamente, la pintura se vuelve más flexible y sensible. La paradoja tiene una explicación: el cuadro, en lugar de tomar su unidad de una maestría externa, la encuentra en sí mismo. Gana en sencillez y ritmo real.


Valentiner nació en Copenhague en 1941 y vive en Francia desde 1949. Reparte su tiempo entre París y Berlín y enseña en la Academia Sommer de Tréveris (Alemania).


Empezó a pintar a los 18 años, cuando se matriculó en la Escuela de Bellas Artes de Tours porque allí encontró la oportunidad de trabajar con regularidad y recibir instrucción. Quedó fascinado por Pollock, Nicolas de Staël y Hartung, descubriendo después en ellos su amor infantil por Van Gogh.


A los 21 años se fue a vivir una temporada a Madrid, donde conoció al pintor argentino Alberto Greco, famoso por sus happenings. Fue influenciado por Cobra y Saura. Entre 1963 y 1967, descubre la pintura abstracta y los artistas pop, especialmente Warhol y Raysse. La pintura pop le permitió comprender la técnica estadounidense de los "caches", el "hard edge", es decir, los "bordes duros" recortados sin emoción, que era todo lo contrario del expresionismo. El arte pop también le llevó a los colores puros y los tintes planos, de nuevo en contraste con los colores "sucios" del expresionismo.


En 1969, crea en Tours la exposición Environs, que reúne a pintores de provincias aún poco conocidos en aquella época, como Viallat, Pages, Bioulès y Clement. Pintaba "objetivos" y "detectives", personajes tratados a la manera de la iconografía pop. A partir de 1971, utiliza el camuflaje, un trabajo sobre el engaño en la pintura: la pintura no sólo muestra, sino que oculta, engaña. Estaba entonces muy cerca de Support/Surface, de las reflexiones del momento sobre la subversión y la materialidad de la obra pictórica.


En 1973-74, empezó a crear cuadrículas que podían recibir variaciones de color. Esta cuadrícula funciona como una restricción, constituye el tema del cuadro. Define su pintura de este periodo como "una mezcla de Vasarely y Morris Louis". La cuadrícula llevó a los grandes formatos. Luego, en 1975, desapareció la red, el desorden, el caos. El caos que evolucionó en su pintura actual, cuyas últimas obras vi en Colonia: grandes, amplias, cromáticas, libres.


Así es como Valentiner ganó en libertad y como hoy entiende que las grandes cuestiones planteadas por las vanguardias y el cubismo ya están, en su opinión, tratadas por Rafael, por ejemplo. ¡Ah, bueno!


Richard Creviez





Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page