top of page
Inventaire407_edited.jpg

La parroquia ayuda a los discapacitados


1990-05-31 Kirchengemeinde hilft Behinderten
.pdf
Descargar PDF • 838KB

Intercambio de experiencias y convivencia


GK Raderthal. La situación de los discapacitados en la sociedad fue el tema de una jornada de acción de la congregación eclesiástica protestante de Philippus.


Tras el servicio religioso, los miembros de la congregación debatieron en pequeños grupos sobre sus experiencias en el trato con discapacitados y analizaron las perspectivas de su propio trabajo con discapacitados. Juegos, un pequeño bazar de ventas y especialidades de barbacoa formaron el marco de convivencia del acto.


En comparación con otras congregaciones, la congregación de Filipos no necesita esconder su luz bajo un celemín.


Desde hace dos años, hay un grupo de unas 15 personas discapacitadas físicas, en su mayoría mayores. Dos veces al mes, los feligreses se reúnen para pasar juntos su tiempo libre de forma creativa, jugando, haciendo manualidades o cantando. También fue la iniciativa de estas personas discapacitadas la que hizo posible la jornada de acción.


No obstante, las opiniones sobre el grado de integración de las personas discapacitadas en la sociedad en general y en el trabajo comunitario en particular también difirieron en esta jornada. Arnd Kästner, del grupo de discapacitados, no puede estar de acuerdo sin reservas con el pesimismo de algunos de los presentes.


En lugar de dimitir, apuesta por nuevas ideas. "Tenemos que entrar más en la normalidad", afirma.


Debe convertirse en algo normal, dice, que las personas sin discapacidad y las discapacitadas participen juntas en los grupos comunitarios en pie de igualdad.


No obstante, en el transcurso del debate quedó claro que la actitud de la sociedad hacia las personas discapacitadas ha cambiado.


El miedo al contacto y los prejuicios ya casi no existen.


Un problema mayor, según Kästner, es implicar a los propios discapacitados. En este sentido, el día de acción también debería ser un estímulo para que los discapacitados se acojan a las ofertas existentes en el municipio.


El pintor francés Peter Valentier dio una agradable sorpresa a los feligreses. Sacó a subasta un cuadro, cuya recaudación se destinará a la labor del grupo de discapacitados.




Comentarios


bottom of page