top of page
Inventaire407_edited.jpg
  • hb

Fascinante juego de contrastes - Peter Valentiner expone en el Ayuntamiento de Butzen


1984-04-29 Faszinierendes Spiel der Gegensätze
.pdf
Descargar PDF • 207KB

Büttgen. Tina Turner en la Philips Hall de Düsseldorf, Peter Valentiner en el ayuntamiento de Büttgen. ¿Era esa la alternativa para muchos de los que se quedaron fuera? Para los políticos locales se trataba más bien de la campaña electoral al parlamento estatal, y para los amantes del arte de Kaarst, de la vernissage del artista de Kaarst Klaus Neumayer en el Rheinisches Landestheater Neuss esa misma noche. No obstante, la exposición contó con más público que otras del pasado reciente.


La exposición contiene todo el dilema de la administración municipal. Hay un concejal interesado en el arte -qué suerte para una ciudad- al que le gusta cocinar su propia sopa. El gran interés de la población por los grandes locales es abordado deliberadamente por la administración con exposiciones contrastadas. Por un lado, la "galería 44" ayuda, por otro, a la administración. En sí mismo no es un mal planteamiento, los esfuerzos son honestos y loables, pero todavía no es un concepto ir a Tréveris para el 2000 aniversario y traer a Kaarst a dos artistas de una gran exposición.


Peter Valentiner, cuyo: Las obras se expondrán en Büttgen hasta el 12 de mayo, es un caso típico del pensamiento del ayuntamiento. La artista ha viajado por todo el mundo: Nacido en Copenhague, de nacionalidad francesa, profesor en Tréveris, vive en Berlín, Colonia y París. La tarjeta de visita expuesta muestra tres direcciones. Fundador, miembro, presidente, premiado, colaborador: estos términos recorren como un hilo la biografía de este artista de 43 años. Representado en la Feria Internacional de Arte de Colonia, expuesto en París y premiado, ¿qué más se puede pedir cuando una persona así expone en una ciudad de 4.000 almas como Kaarst?


Una señora del comité cultural tuvo el placer de ver al artista trabajando en su estudio. Dijo que comprender su método de colocar redes sobre las fotografías despertó su aprecio por los cuadros expuestos. El resumen de la conferencia introductoria del crítico de arte Martin Hildebrand, de Wiesbaden, también deja al espectador al margen: "Esta pintura aparece como algo que no puede aproximarse con palabras".


El visitante de la exposición que acude al ayuntamiento durante la semana y no sabe nada de todo esto es más probable que piense lo que anticipó Hildebrand: "Parece tener poco que ver con las necesidades humanas". Para él, la pintura de Valentine es el resultado del juego y la seriedad, la sensualidad y la intelectualidad, precisamente el "equilibrio flotante del mundo". Frases retóricas como "uno puede así experimentar de nuevo a sí mismo" no arrojan mucha luz al respecto.


Más bien, la simple descripción del concepto de la exposición de Tréveris de mostrar artistas contemporáneos europeos que toman la superficie y su diseño como punto de partida. Es interesante el modo en que Valentiner da forma a la superficie con su "técnica del parche" de formas pegadas y descubiertas, abiertas en tiras. Aparentemente anárquico, diseñando sin sistema, su obra adquiere un orden estricto, casi obstinado, en la visión global de la exposición, casi hasta el punto de resultar abrumador.


Lo fascinante de su obra es cómo Valentiner opone superficie a ornamento, color a color, plano a plano, técnica a técnica, rectitud a desorden. Cuanto más pequeñas son sus composiciones, más convincentes le resultan. En el nº 16, por ejemplo, surge una serenidad, el caos se ha ordenado. Cuanto más grandes son las partes individuales de la composición, más se anula el efecto sobre el espectador, pero el color cobra cada vez más protagonismo. Sin embargo, visto en el contexto del arte contemporáneo en Europa, este cuadro no es particularmente nuevo, hábil o emocionante.


hb

Commentaires


bottom of page