top of page
Inventaire407_edited.jpg

El viaje de una vida


1984-02-09 Eine Lebensstrecke
.pdf
Descargar PDF • 1.45MB

Es un placer poder decir que el artista del que escribo un artículo cada mes es ejemplar en su marcha artística y en sus posiciones estéticas. La palabra ejemplar me molesta. Digamos típico. Una cierta manera de combinar la estilística personal con las cuestiones estéticas que plantea la época. Lo mismo puede decirse de Peter Valentiner, cuya trayectoria discurre entre la pintura gestual y los problemas formales, entre la libertad y la restricción.


Conocí a Peter Valentiner en 1975. Sus cuadros eran una explosión de elementos cuyo aspecto caótico contrastaba extrañamente con la rigidez del soporte y la frialdad de la pintura, una especie de solidez estática. Valentiner había llegado a un punto de inflexión y tenía curiosidad por saber qué había ocurrido entretanto. El caos, aunque controlado, naturalizó el azar. En lugar de que la pintura de Valentiner se llene de un gran número de elementos, ahora se concentra gradualmente en 2 ó 3 formas, con predominio del color. Contradictoriamente, el cuadro gana ahora en permeabilidad y sensibilidad. La contradicción tiene una explicación: el cuadro no alcanza su unidad mediante un dominio externo, sino que la encuentra dentro de sí mismo. Gana sencillez y ritmo real.


Valentiner nació en Copenhague en 1941 y vive en París desde 1949. Reparte su tiempo entre París y Berlín e imparte clases en la Academia de Verano de Tréveris (República Federal de Alemania).


Empezó a pintar a los 18 años, tras matricularse en la Escuela de Bellas Artes de Tours, ya que allí encontró la oportunidad de trabajar con regularidad y recibir formación complementaria. Ahora se entusiasma con Pollock, Nicolas de Stael, Hartung y luego redescubre su amor de infancia por Van Gogh.


A los 21 años, se marcha a vivir una temporada a Madrid, donde conoce al pintor argentino Alberto Greco, conocido por sus happenings. Está sometido a la influencia de Cobra y Saura. Entre 1963 y 1967 descubre la pintura abstracta y los artistas Pop, principalmente Warhol y Raysse. La pintura pop le permite comprender la técnica americana del estarcido, el borde duro, cortado sin emoción, totalmente opuesto al expresionismo. El arte pop también le lleva a los colores puros y la superficie lisa, en total contraste con los colores sucios del expresionismo.


En 1969, funda en Tours el Salón Environs, que reúne a artistas de provincias poco conocidos en aquella época, como: Viallat, Pages, Bioulès y Clément. Ahora pinta "objetivos" y "detectives" a la manera de la iconografía Pop. A principios de 1971 utiliza el camuflaje, trabaja el engaño en la pintura: la pintura no sólo da que ver, sino que oculta, engaña. Ahora está muy cerca de Support/Surface (+), reflexiones momentáneas sobre la subversión y la materialidad del trabajo pictórico.


En 1973-74 comienza a inventar rejillas, redes preparadas para recibir distintas variaciones de color. Esta cuadrícula funciona como una restricción, forma el tema del cuadro. Define su pintura de esta época como una "mezcla de Vasarely y Morris Louis". La red requiere grandes formatos. Entonces 75 no más red, el desorden, el caos. El caos que ha desarrollado en su pintura actual, como pude ver en sus últimas obras en Colonia (+): Amplia, ancha, cromática y libre.


Ahí se ve cómo Valentiner ha ganado en libertad y cómo entiende hoy que las grandes cuestiones planteadas por las vanguardias y el cubismo ya han sido tratadas, en su opinión, por Raphael. ¡Ya veo!


Richard Crevier

en ATAC, Revista,

Página - 9 - Febrero 1984


(+) Nombre de una asociación de artistas franceses de los años setenta. (Pequeño diccionario Dumont del arte del siglo XX)

(+) Mercado Internacional del Arte Colonia 83


Comments


bottom of page