top of page
Inventaire407_edited.jpg

Pintura europea contemporánea - Huellas y signos


1984-08-25 Spuren und Zeichen
.pdf
Descargar PDF • 1.82MB

Con motivo del bimilenario de la ciudad de Tréveris, tras las numerosas exposiciones históricas y de historia del arte, ahora se inaugura también una importante muestra de pintura europea contemporánea.


En varias salas de una fábrica renovada, se presentan 75 obras de 35 pintores europeos, creadas en el periodo comprendido entre 1960 y la actualidad aproximadamente, pero la mayoría de las cuales datan de los últimos tres o cuatro años. La exposición fue organizada por la "Academia Europea de Bellas Artes de Tréveris" bajo la dirección responsable del profesor Erich Kraemer.


Los principios rectores de la exposición se formularon en el texto de invitación de la siguiente manera: "La forma y el color como medios para modelar el espacio en la superficie han encontrado sus primeros testimonios en el área alemana en los mosaicos romanos y las pinturas murales de Tréveris. En la pintura europea, la plasticidad de la composición de la línea, la división de la superficie y el colorido han estado tradicionalmente al servicio del motivo y del poder de sugerencia. La intención de la exposición es reunir esas obras de pintura contemporánea que "dan vida renovada al viejo principio en el mundo moderno". El objetivo de estas amplias formulaciones es tender un puente entre las tradiciones pictóricas más antiguas en suelo alemán y la creación artística contemporánea. Sin embargo, para definir con mayor precisión estas conexiones tradicionales, era necesario precisar los términos. La cuestión era sobre todo qué debía entenderse por "motivo" en la frase mencionada. En la pintura europea antigua, el "motivo" seguía siendo el tema figural, y también en la no figural, por ejemplo en paisajes o bodegones, sobre todo la representación de objetos concretos y contextos objetuales. La exposición de Tréveris también muestra una serie de pinturas representativas, hasta llegar a representaciones extremadamente cosificadas, como por ejemplo Erro. ¿Qué relación existe entre estas obras y los cuadros abstractos, no representativos, que constituyen la mayoría aquí? ¿Están en mero contraste con ellos?


La exposición muestra la representación de lo "elemental" en sus diversas manifestaciones como principio común. Aquí se salva un arco entre la pintura "abstracta" y la representacional, en el que también se satisfacen los demás criterios mencionados, es decir, los desarrollados a partir de los propios fundamentos de la pintura.


Emil Schumacher está representado con tres grandes cuadros de 1981/82, paneles oscuros intercalados con franjas negras y aclarados en campos blancos. La calma circundante de la tierra parece adoptar aquí una forma vívida. Se yuxtaponen a tres cuadros de Antoni Tapies, recordando así la gama en la ilustración de la materialidad terrestre, los paneles de Tapies acentúan el momento de una resistencia silenciosa y hermética, al mismo tiempo que el envejecimiento y el peso del destino.


Un cuadro de Pierre Alechinsky está dedicado a la naturaleza abismal del agua. Los belgas Alechinsky y Corneille y el holandés Karel Appel, que antes formaban el grupo "Cobra", están representados en la exposición con nuevas obras que atestiguan que su trabajo artístico no ha perdido ni un ápice de su fuerza y urgencia.


El arte inglés está representado por una serie de pintores muy individuales. Anthony Wishaw (nacido en 1930) aborda la dialéctica del "exterior" y el "interior", abriéndose y cerrándose, en su cuadro "Tríptico interior" de 1983/84. Las obras de Gary Wragg (nacido en 1946) están determinadas por el resplandor luminoso de los colores y la energía lineal, mientras que los paisajes y retratos de Frank Auerbach (nacido en 1931) utilizan pinceladas expresivas para crear figuras y objetos que parecen sacudidos por una excitación elemental y desbordante.


Es un mérito de esta exposición presentar al público alemán interesado en el arte obras importantes de pintores muy respetados en el extranjero pero apenas conocidos en Alemania. Simon Hantaï, que representó a Francia en la Bienal de Venecia de 1972, expone varias de sus obras características, que forman estructuras arrugadas mediante pliegues de lienzo y captan la luz resplandeciente en cuadrados de colores. Jean Pierre Pincemin también combina una base formal geométrica con un diseño cromático muy sutil, con lo que su intención artística es acercarse a la realidad pictórica de las pinturas renacentistas venecianas.


La pintura italiana (st) está representada por las obras de Piero Dorazio de 1958 a 1960, que dan vida a la luz mediante el cromatismo del color, y por los cuadros de Mimmo Paladino (n. 1948), paneles demoníacos llenos de tensiones cromáticas y formales, es decir, por obras de generaciones diferentes y modos de expresión muy diversos. Junto a Tapies, Bonifazio y José Guerrero representan la pintura española, este último con cuadros de luminoso colorido. Estos dos artistas también eran casi desconocidos en Alemania hasta ahora.

En la pintura alemana, el arco abarca igualmente desde la construcción estricta con pintura clara y oscura en el caso de Frank Badur hasta las diversas posibilidades del arte expresivo y ''factual'' que representa objetos. Markus Lüpertz representa la generación intermedia de la pintura expresiva y "salvaje" con cuadros oscuros que revelan fragmentos de la existencia humana a poderes demoníacos. Mario Radina (1956) da una respuesta a la generación más joven con formas semiabstractas condensadas en franjas gestuales de color, que liberan de sí mismas cabezas sombrías. Martin Assig (1959), Mette Larsen (1952) y Gabi Schilling (1958) pertenecen a la misma generación: aportan figuraciones expresivas en distintos niveles de objetivación. Sin embargo, en el polo extremo de la solidificación representacional se encuentra Peter Klasen (nacido en 1935), que trabaja en París desde hace mucho tiempo y en cuyos cuadros la magia de la urgencia toma forma en composiciones elementalmente sencillas.


Por último, la "Academia Europea" de Tréveris se une a este panorama europeo con dos de sus conferenciantes: el francés Peter Valentiner intercala los colores de sus obras con intensas energías lineales y espaciales, mientras que el trierino Erich Kraemer, director artístico de la "Academia Europea", une sutiles gradaciones de color, principalmente de acordes grises y marrones, con estructuras en relieve que llevan a cabo el contraste de la forma abierta y cerrada, la finitud y el infinito. Con esta participación, la Academia de Tréveris documenta de forma convincente el rango de sus profesores en una comparación europea.


La exposición es un testimonio impresionante de la vivacidad y diversidad de la pintura europea contemporánea. ¡Qué insustancial hace parecer las aburridas quejas sobre el declive y la desorientación del arte contemporáneo, que se han oído con no poca frecuencia en los últimos años! Pero no conjura un "Nuevo Espíritu en la Pintura", ni se contenta con la construcción de un "Zeitgeist" selectivo. La idea de la exposición, comprender la pintura contemporánea reuniendo a varias generaciones en la continuidad de su desarrollo artístico, así como, más ampliamente, en el contexto de la pintura europea desde sus orígenes romanos locales, se convierte en una experiencia visual. De este modo, la exposición también tiene en cuenta la constatación histórico-artística de que en el avanzado siglo XX ya no puede tratarse de inventar estilos siempre nuevos, efímeros, "posmodernos", "transaventgardistas" o como quiera que se declaren, sino de captar la pintura moderna en su significativa diversidad y en sus amplios contextos.



PINTURA EUROPEA DEL PRESENTE

Tréveris, Fábrica de paños, Weberbach/Wechselstraße

Del 25 de agosto al 18 de noviembre de 1984, todos los días de 10.00 a 20.00 h.

Comments


bottom of page