top of page
Inventaire407_edited.jpg

Nueva técnica, viejos bodegones


2003-01-21 Neue Technik alte Stillleben
.pdf
Descargar PDF • 2.87MB

Pinturas de Rocke, Valentiner, Hahn y 20 ayudantes de laboratorio de arte en Tubinga


TÜBINGEN (pme). Pasó de la pintura en color a través de imágenes en blanco y negro al dibujo como medio exclusivo de su trabajo artístico en la actualidad. Los dibujos de Dorothee Rocke expuestos en la Galería "Joho" a veces se aprietan contra el borde de una hoja de papel o se repliegan en garabatos autorreferenciales, huyendo del inconsciente. Ambos son síntomas que uno encuentra a menudo en los dibujos de los niños, que aún viven fuertemente en un mundo propio, poco tocado por las convenciones de la percepción y la representación. Por regla general, los profesores de dibujo intentan sacárselo a los niños.


Dorothee Rocke, sin embargo, quiere volver exactamente a eso. Y es asombroso: si miras sus dibujos, sabes exactamente lo pesado, lo duro, lo conmovido, en resumen: lo texturizado que está todo lo que allí se representa, incluso el estado de ánimo es claro. A veces se pueden descubrir partes de la realidad visible que todos conocemos. Sólo se desconoce lo que representa el conjunto.


Desde hace algún tiempo, la artista se enfrenta día tras día al dibujo de un enfermo mental en la Colección Prinzhorn de Heidelberg, dejándose arrastrar por todo un ciclo. Otro ciclo debe su realización sinestésica a una pieza de Hohn Cage, un conjunto de líneas como juncos en un paisaje invernal. Otras recuerdan lejanamente a pinturas aéreas abstractas. Los delicados puntos colocados junto a los elementos individuales suelen crear sombras y plasticidad.


Info : Las obras de Dorothee Rocke en joho pueden verse los miércoles de 12 a 16 h, los jueves y viernes de 16 a 19 h y los sábados de 11 a 15 h en Uhlandstraße 9. Hasta el 15 de febrero.


Christine Hahn y Peter Valentiner son dos artistas que intentan crear efectos similares con medios diferentes. Una doble exposición en la Sudhaus-Galerie (Peter Valentiner) y - unas escaleras más arriba - la Künstlerei muestra las técnicas. El efecto de las pinturas: un peculiar centelleo y oscilación, una superficie fluida y en movimiento, una óptica espacial que cambia como un holograma al pasar, al menos en las obras de Christine Hahn.


Las obras de Valentiner juegan aún a otro juego con el espectador: mientras que uno se pone inmediatamente delante de las obras de Hahn para estudiar la forma inusual en que están hechas, que llama inmediatamente la atención, uno puede tomar los cuadros de Valentiner por "simples" pinturas durante mucho tiempo hasta que descubre su ambigüedad: Valentiner pinta un cuadro a partir de superficies de color y luego pega sobre él otra capa, un trabajo de corte pintado, que cubre el cuadro original en algunos lugares y lo deja al descubierto en otros.


Su colega Hahn también cubre sus cuadros, pero sobre toda la superficie y de forma transparente, con cera o materiales similares, bajo los cuales sus pinceladas cortas y gruesas, los elementos básicos de su pintura, se quiebran de muchas maneras y empiezan a bailar. En la obra de Peter Valentiner, son más bien campos de color en forma de diamante o serpentina los que empiezan a girar si se deja caer la mirada lo bastante profundamente en ellos.


Info : Las obras de Christine Hahn y Peter Valentiner pueden verse de lunes a viernes entre las 14.00 y las 18.30 horas, los jueves hasta las 20.00 horas y los sábados de 12.00 a 16.00 horas en la Galería Sudhaus y en el taller de artistas de la misma. Y continuará hasta el 12 de febrero.


No es posible entrar aquí en el mismo detalle sobre los cuadros expuestos actualmente en la Kulturhalle, ya que hay 28 pinturas de 20 artistas. Los artistas proceden del laboratorio de arte de Carola Dewor, han trabajado en sus respectivos proyectos durante un largo periodo de tiempo, y uno tiene que maravillarse ante el nivel y la variedad de estilos que aquí se presentan.


Esto no tiene nada que ver con los resultados habituales de un curso de arte para aficionados. Cada una de las obras muestra una disposición experimental que es tan individual como precisamente descriptible, un enfoque que muestra la letra del director del curso, Dewor.


En esta exposición, el arte se muestra no poco desde su vertiente exploratoria, experimental. Por ejemplo, hay fotos que se procesan y distorsionan en el ordenador. Las imágenes informáticas resultantes se vuelven a pintar sobre lienzo. Luego, en una alcoba, hay una especie de cuarto oscuro en el que un cuadro, pintado en parte con colores fosforescentes, brilla de forma completamente distinta a como lo hacía antes cuando se revela al espectador a la luz. O tres superficies cromáticas, las llamadas "ampliaciones Polaroid". ¿O es que el título intenta despistarnos? Pero no siempre se trata de nuevas tecnologías. El venerable bodegón, la mesa con fruta, también está presente, dos veces, y sensiblemente colgado uno al lado del otro para poder comparar. ¿Qué ocurre cuando a la opulencia de la mesa, que forma parte del tema, se contrapone un lenguaje de signos cifrado y reducido? Preguntas apasionantes, la exposición se recomienda encarecidamente a todos.


Info : La exposición está abierta de martes a viernes de 15.00 a 18.00 horas, y los sábados de 11.00 a 13.00 horas en la Kulturhalle am Nonnenmarkt. Estará abierta hasta el 23 de febrero.


Comments


bottom of page